topmenu

400 años del Carisma Vicentino y 300 de la Congregación de la Misión en Portugal

El mundo celebra en este 2017, los 400 años del nacimiento del carisma vicenciano. La frase de Vicente de Paúl “esta gente se muere de hambre y se condena” sirvió e inspiró respuestas concretas a las necesidades de su tiempo e hizo surgir las asas de acción vicenciana a lo largo de cuatro siglos: Caridad y Misión – instrumentos propios de todos los que buscan seguir al Santo de la Caridad, también conocido como el ‘místico de la acción’ (Dodin, “St Vincent de Paul mystique de l’action religieuse”, Mission et Charité, n.º 29-30 jan-avril 1968, pp. 26-47).

En este rincón que es Portugal, tenemos otra razón para celebrar y alabar al Padre de Misericordia que quiso plantar este “jardín junto al mar”: la Congregación de la Misión. Son trescientos años de historia, de hombres valerosos que rompieron fronteras llevando la Buena Nueva no sólo “ad intra”, sino también a otros continentes. Muchas veces perseguidos, algunos de ellos derramando su sangre, escribieron hermosas páginas de consagración y compromiso al Evangelizador de los Pobres y de imitación y seguimiento al “Padre de los Pobres”.

La Conferencia Episcopal Portuguesa atenta al Jubileo y a la presencia de los Hijos e Hijas de San Vicente y de toda la Familia Vicenciana, aprobó un Reconocimiento Episcopal, el 10 de noviembre de 2016, (fecha cercana a la conmemoración de la llegada del P. Gomes da Costa a Lisboa). Deja allí consignados algunos desafíos, entre los cuales tenemos: “Afianzar el ‘nuevo ardor’, buscar ‘nuevos métodos’ y asumir ‘nuevas expresiones’ en la transmisión del ADN vicentino a las nuevas generaciones”; “apropiarse del llamado de la Iglesia y del mundo a la renovación permanente en la línea de la mística de la caridad”; y “comprometerse con todas las situaciones que degradan la dignidad del hombre”.

Celebraciones Jubilares y Presencia del Superior General

El día 25 de enero, las Comunidades de la Provincia Portuguesa promovieron festivas celebraciones, con la Familia Vicenciana y todo el Pueblo de Dios.

Lisboa, sede Provincial, hizo la apertura oficial de la celebración los días 28 y 29 de Enero, en la Iglesia de la Parroquia de S. Tomás de Aquino. El día 28, el Superior General, P. Tomaž Mavrič, fue acogido en la iglesia, donde se le esperaba con el concierto: “Misa en Si menor de Bach, BWV 232; Kyrie y Gloria” ofrecido por el Coro S. Tomás de Aquino. Después del concierto, se continuo con un brindis con “Porto de Honor”, manera típica de recibir a quien nos visita en Portugal, luego tuvimos la oportunidad de apreciar la Exposición” sobre los 300 años de la Provincia Portuguesa, dispuestas en varias salas, con diez temáticas diferentes.

Pero el ápice del día fue la Eucaristía solemne, presidida por el Superior General, concelebrada por los padres José Alves (Visitador), y Nélio Pita (Párroco) y otros 14 sacerdotes. El padre Mavrič cautivó la asamblea celebrando en lengua portuguesa y recibió de niños recuerdos alusivos a la parroquia que siempre fue pastoreada por padres de la CM. Luego fue ofrecida una cena a todos en la Casa Provincial.

Familia Vicentina congregada para dar gracias

En el día 29, domingo, la multitud, miembros de la Familia Vicenciana, acudieron al templo para la Eucaristía, transmitida por TV, que fue presidida por el Cardenal Patriarca de Lisboa, Manuel José Macário do Nascimento Clemente, compartida por el Superior General, P. Tomaž Mavrič, y por el Obispo Vicentino, Don Augusto César, emérito de Portalegre-Castelo Branco. La misa fue asistida por tres diáconos y concelebrada por 30 padres, cuya liturgia quedó a cargo de la Familia Vicenciana, parroquianos y coro S. Tomás de Aquino. En su homilía, el Cardenal alabó a la CM y a su fundador, Vicente de Paúl, que bien vivió el Sermón de la Montana y rigió su vida con el lema: “¡querer lo que Dios quiere, como Dios quiera, donde Dios quiera!”

Después de la Eucaristía el grupo parroquial ‘Santa Marta’ sirvió a todos los presentes un almuerzo y pastel de los “400 años del carisma”. Por la tarde, el Superior General se reunió con la Familia Vicenciana, dando a conocer la amplitud de esta Familia, ofreciendo pistas de cómo vivir este año jubilar a partir de las actividades ya planeadas, dando énfasis, especialmente, en el lema que orientará los trabajos en estos 12 meses: “Era extranjero y me acogiste…”. Ese mismo día el padre Mavrič se dirigió a la Casa Central de las Hijas de la Caridad para las vísperas, donde cenó con las hermanas y con quien también tuvo un diálogo fraterno.

Trabajo y Visita a Fátima

El día 30 empezó con las Laudes, seguida de la reunión del Consejo Provincial, donde fue dado a conocer la historia de la PPCM, los desafíos y retos para los próximos años. Ocasión en que el Superior General agradeció la acogida y recordó las conclusiones de la Asamblea General/2016. En ocasión del Centenario de las Apariciones, representantes de la Congregación de la Misión y de las Hijas de la Caridad acompañaron el Padre General a Cova de la Iria y a Fátima, donde rezaron a los pies de la Virgen.

La simplicidad, humildad, proximidad, serenidad, apertura y paternidad fueron actitudes que dejaron marcas en todos los que tuvieron la dicha de estar con P. Mavrič. Creemos que el Superior General partió contento y hasta prometió que volvería. Nosotros también nos quedamos felices y agradecidos por su presencia. Rezamos para que el retorno sea breve y ¡para que Dios le ayude en su misión!

P. Agostinho Sousa, CM

Secretario Provincial

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

,

Comments are closed.