topmenu

Ver las necesidades de seguridad de los Pobres

Nuestra Misión es servir y evangelizar los Pobres. Nada puede ser considerado Misión Vicenciana sin estar en contacto con los Pobres. Parte de la Misión es observar con mucha atención sus necesidades, entre ellas, las relacionadas con la seguridad, es decir, los peligros y las privaciones en su vida diaria.

Uno de esos aspectos que es necesario tener en cuenta es la seguridad o estabilidad financiera de los Pobres, para que una persona pueda asegurar su sustento y el de su familia. Dentro de los factores que favorecen esta estabilidad es la posibilidad de acceder a algún trabajo.

En el libro “Semillas de Esperanza – Historias de Cambio Sistémico”, el P. Robert Maloney, explica cómo funciona el Cambio Sistémico en la vida de los Pobres. Dice: “Cada uno de nosotros vive en un sistema socioeconómico, cuyas partes se comunican unas con las otras. Si el sistema funciona bien, favorece el crecimiento individual. Si no, impide el crecimiento y hasta él mismo acelera el declive. Si, por ejemplo, no tengo trabajo, no puedo ganar dinero. Si no gano dinero, no puedo comprar comida para mi familia. Si mi hijo no tiene alimentación adecuada, estará desnutrido. Estando desnutrido, no podrá estudiar adecuadamente. Si no estudia, no tendrá empleo. Si no tiene empleo, no ganará dinero. Entonces el ciclo empieza nuevamente”. Sin ese tipo de seguridad, la persona y, consecuentemente, toda su familia queda en condiciones de vulnerabilidad.

La seguridad financiera se refiere, también, a la estabilidad o manutención de las personas por las que se tiene que responder en una familia. Es importante ver la situación financiera de las personas asistidas y buscar las condiciones para garantizar una renta mínima para todas las personas en la familia.

Existen oficinas de Empleo donde puede haber ofertas de trabajo, una posibilidad sería ayudar a buscar un trabajo a las personas que son asistidas. Ellos podrían dejar sus hojas de vida, allí tendrían en cuenta sus necesidades, habilidades e intereses y si es necesario les ofrecerían capacitación, si fuera necesaria. Actuar de esta manera, es proceder no solamente por hacer la Caridad sino también por una cuestión de justicia social.

Otro aspecto muy importante que puede ayudar a los Pobres a encontrar la seguridad financiera, son los microcréditos. El microcrédito consiste en ofrecer pequeños préstamos sin intereses. Según Muhammad Yunus, premio Nobel de la Paz 2006, en su libro “Un Mundo sin Pobreza”, dice que “el acceso al capital, en una escala mínima, puede transformar la vida de las personas. A lo largo de los años, muchos Pobres son capaces de usar esa pequeña ayuda ofrecida por el micro crédito como base para construir un negocio próspero – ya sea una granja, un negocio de artesanía o un pequeño almacén. Es una oportunidad de poder sacar a esas personas y sus familias de la pobreza. Un programa creado para prestar dinero a personas que viven en la calle, ha ayudado a sacar miles de personas de la mendicidad, además de haber demostrado que los más pobres de los pobres, son merecedores de crédito”.

En nuestro trabajo Vicenciano para y con los Pobres, se hace necesario ver cómo está su seguridad física personal. Nuestra misión como cristianos y vicencianos es estar del lado de los Pobres para asegurarles la integridad y la seguridad. Buscar estrategias para apoyar, incentivar y promover las más variadas iniciativas de generación de empleo y renta, de economía popular solidaria y de democratización de los recursos. Defender a los Pobres integralmente.

Mizael Donizetti Poggioli – CM

Comments are closed.