topmenu

A los Visitadores y Vice-Visitadores de la Congregación de la Misión. Queridos cohermanos,

¡Que la gracia y la paz del Señor Jesús estén siempre con nosotros!

Este año jubilar del 400th aniversario del carisma vicenciano nos invita, de una manera especial, a dar gracias al Señor por nuestra vocación, por habernos llamado a seguirle a través de los pasos de nuestro fundador.

Animados por ese fuego interior, somos llamados en estabilidad, castidad, pobreza, obediencia, sencillez, humildad, mansedumbre, mortificación y celo, a cumplir a la misión que el mismo Señor nos ha encomendado. En el ejercicio dedicado a la misión, llega naturalmente a nuestros corazones el deseo de incorporar nuevos miembros con el fin de colaborar juntos. Las palabras expresadas por Jesús hace más de 2000 años siguen siendo relevantes hoy día: “la cosecha es abundante pero los obreros pocos; por tanto pido al dueño de la mies que envíe obreros a su mies” (Mateo 9,37-38). Con esa frase, Jesús mismo confirma que la misión que se nos ha confiado es enorme y que no hay suficientes misioneros para realizarla. Sin embargo y al mismo tiempo, invita y nos reta a atraer nuevos trabajadores, nuevos misioneros y confiar plenamente en El que siempre cumple su palabra. El Documento Final de la 42 nd Asamblea General habla de nuestra formación e inmediatamente nos urge a ofrecer una clara comprensión de nuestra identidad como miembros de la Congregación de la Misión y a equiparnos con todas las herramientas necesarias para cumplir con nuestra misión de la mejor manera posible. La Asamblea General, como la máxima autoridad en la Congregación de la Misión, fue enfática en afirmar que la formación en todas sus etapas ha de ser para todos, una fuente donde se renueven las energías. Y también que es una forma de preparar a nuestros misioneros de una manera holística, a fin de que crezcan en el conocimiento de San Vicente de Paúl, de nuestra espiritualidad y carisma, así como nuestro lugar en la Iglesia y en el mundo.

Leer texto completo en PDF

,

No comments yet.

Deja un comentario