topmenu

Catequesis sobre los mártires para la Familia Vicenciana-2013

F_Cuadro_MartiresIntroducción

  • Significado de los términos martirio y mártir. El mártir es testigo del Evangelio, de Jesucristo, Palabra hecha carne (cf. Jn 1,14), hasta morir por Él.
  • El martirio es como un “test” de la verdad del cristianismo; es algo así como un control de calidad.
  • Los mártires acreditan con la entrega de su vida la Realidad de la Fe en la que creen y la fuerza de su esperanza.
  • Conviene clarificar bien algunos términos.
    cartelnuevoCaído: persona que muere por un acto de violencia o en un combate de la guerra bajo un tiro o una bomba.
    Víctima: persona que muere por un acto represivo de uno de los bandos de la guerra (nacional o republicano), no por efecto de persecución religiosa.
    Mártir: Testigo de la fe que muere por confesar a Jesucristo en la persecución religiosa que se desarrollo por impulso del comunismo ateo en España en la década de 1930 á 1940. En 1934 y 1936 (orígenes de la guerra), se extremó la persecución.
    Resumiendo: En casi todas las guerras hay personas que mueren. Si mueren por efecto de una bomba o una bala, sea en combate o porque les alcanza en la calle, son caídos. En todas las guerras hay dos bandos que ejercen represión y se dan, desgraciadamente venganzas; los que mueren como consecuencia de la represión, son víctimas. Sólo son mártires los que mueren en una persecución religiosa por ser cristianos, confesando abiertamente su fe en Jesucristo y perdonando a sus perseguidores.

1.- El martirio en los orígenes de la Iglesia

  • Se propaga el martirio a la vez que se efectúa el tránsito de la figura histórica de Jesús al Cristo de la fe en la Iglesia primitiva (años 30-50-70)
  • El libro de los hechos de los apóstoles refiere el martirio del protomártir Esteban (Hch 7, 55-60) y la actitud de Pablo durante el martirio (Hch 22, 20).
  • La visión cristiana del martirio ofrece varias facetas: la dimensión cristológica (el mártir sigue el ejemplo de Cristo); la dimensión eclesial (es en la Iglesia donde el mártir cobra pleno sentido); la dimensión evangélica (el mártir encarna la Buena Nueva); y la dimensión antropológica (se entrega la vida como muestra de amor supremo)
  • La oposición y la persecución hacia los cristianos venían en primer lugar del judaísmo que no entendía el camino seguido por los seguidores de Jesús; y paralelamente del paganismo protagonizado por la idolatría y el politeísmo del Imperio romano.

2.- Jesucristo es el mártir eminente, profético y modélico

  • La muerte de Jesucristo, el mártir por excelencia, no fue un hecho aislado y desconexo de lo que fue su vida. Fue el momento culminante de toda ella.
  • Él es el mártir eminente: «He nacido y he venido al mundo para dar testimonio de la verdad» ( Jn. 18,37 )
  • Jesús es el mártir profético: Anuncia el Reino, denuncia el anti-Reino y vive como Hijo de Dios… Predice la persecución: “Me han perseguido a Mí y os perseguirán a vosotros” (Jn 15, 20)
  • Es mártir modélico: acepta libremente el sacrificio de la cruz, cumple la voluntad del Padre, perdona a los que le persiguen y muere poniendo su vida en manos del Padre.

3.-   Los mártires de todas las épocas son seguidores de Jesús

  • Poco después de la muerte de Jesús, sus discípulos y seguidores fueron perseguidos. Primero por los judíos y luego por los romanos del Imperio. Todos mueren mártires y dan la cara por Jesucristo.
  • En el año 64 siendo Nerón emperador de Roma y el Imperio, impulsó el incendio de la capital y culpó a los cristianos de ello para que fuesen aborrecidos y odiados por las gentes… Comienzan las persecuciones fuertes a los cristianos.
  • A este emperador le siguieron otros: Domiciano, Trajano, Marco Aurelio, Diocleciano y Decio… Todos continuaron persiguiendo con dureza a los cristianos.
  • Ellos se defendieron y ocultaron en las catacumbas, lugares de refugio, celebración del culto eucarístico, enterramiento y animación mutua.
  • Según el Catecismo de la Iglesia y el Concilio Vaticano II “El martirio es el supremo testimonio de la verdad de la fe. El mártir da testimonio de Cristo, muerto y resucitado (CIC. 2473)

4. El mártir cristiano fortalece la fe de los hermanos

“El martirio es considerado por la Iglesia como un supremo don y la prueba mayor de la caridad. Y si ese don se da a pocos, conviene que todos vivan preparados para confesar a Cristo delante de los hombres y a seguirle por el camino de la cruz en medio de las persecuciones que nunca faltan a la Iglesia” (L. G, 42).

El martirio es el supremo testimonio de la verdad en la fe; designa un testimonio que llega hasta la muerte. El mártir da testimonio de la verdad de la fe y de la doctrina cristiana. (CIC, 2473)

“La vida cristiana, -dice Benedicto XVI,- exige, por decirlo de alguna manera, el ‘martirio’ de la fidelidad cotidiana al Evangelio, es decir, el valor de dejar que Cristo crezca en nosotros y sea Él quien oriente nuestro pensamiento y nuestras acciones… Celebrar el martirio de San Juan Bautista nos recuerda también a nosotros, cristianos de nuestro tiempo, que no se puede descender a negociar con el amor a Cristo, a su Palabra, a la Verdad. La Verdad es verdad y no hay componendas”.

El Concilio Vaticano II explica el sentido de la beatificación al explicar la santidad de la Iglesia en la Constitución dogmática Lumen Gentium, n. 50. Los términos del Concilio dejan claros los motivos de la beatificación:

  1. Fe de la Iglesia en el valor del supremo testimonio de fe y de amor a Cristo de los mártires, sellado con el derramamiento de su sangre,
  2. El ejemplo de los mártires nos impulsa a unirnos con Cristo en medio de las vicisitudes de la vida y a vivir con Esperanza buscando la Cuidad futura…
  3. Los mártires reflejan la presencia y el rostro de Cristo y, desde su humanidad y fragilidad, nos enseñan a ser testigos de la verdad del Evangelio,
  4. Conviene que amemos a estos testigos, demos gracias a Dios por ellos y aprendamos a venerarlos, imitarlos e invocarlos.

Con esta beatificación de gran numero de Testigos de la Fe, la Iglesia quiere dar gloria y gracias a Dios y buscar el bien de los hombres creyentes.

Dos preguntas para reflexionar y compartir:

  1. ¿Qué nos sugiere esta reflexión y los textos del Magisterio de la Iglesia de la constitución del Concilio Vaticano II Lumen Gentium, 42 y 50?
  2. ¿Qué podemos aprender del valor y la fortaleza de los mártires para nuestra vida, hoy?

Autora: Sor Mª Ángeles Infante, H. C.
Tomado de hijasdelacaridad.org

Comments are closed.