topmenu

La Vida Consagrada contra la Trata de Personas

El padre Guillermo Campuzano, CM, representante de la Congregación de la Misión ante las Naciones Unidas, comparte el evento de formación realizado en Bogotá acerca del trabajo en contra de la Trata de personas, que está realizando la Vida Consagrada en América Latina.

Del 17 al 20 de agosto tuve la oportunidad de participar, junto con 17 Hijas de la Caridad (HdlC) de todas las provincias de las Américas, en el seminario contra la trata de personas que se realizó en Bogotá, Colombia. En el seminario participaron mujeres, hombres, consagrados y laicos de la de las Américas y del Caribe. La red latinoamericana de las HdlC contra las nuevas esclavitudes está interesada en crear una relación operativa con nuestra Familia Vicentina en las Naciones Unidas. La Congregación de la Misión es oficialmente miembro de esta coalición internacional contra la trata y las esclavitudes modernas tanto en el comité de ONGs de Naciones Unidas como en los esfuerzos de la Vida Consagrada en todo el mundo. En este resumen, quiero compartir con ustedes algunas de las conclusiones de su seminario.

La trata de personas es la consecuencia de sistemas económicos y sociales que sólo benefician a un puñado de personas de nuestra sociedad. La pobreza y la desigualdad son causas fundamentales de la esclavitud moderna. En una economía global, donde los productos pueden cruzar fronteras sin obstáculos, los traficantes a menudo deshumanizan y mercantilizan a la gente, obligándolos a convertirse en productos del mercado y así tener libre tránsito en el cruce de las fronteras.

La dinámica de este seminario llevo a pasar de una comprensión global del fenómeno de la trata, especialmente desde la perspectiva de la migración y la infancia, hacia una comprensión teológica y pastoral. Esperamos que esta reflexión nos ayude a continuar redefiniendo nuestros carismas alrededor de los gritos de aquellos que sufren en cualquier esclavitud moderna. Al estudiar los números y las estadísticas de la trata de personas, nunca perdimos de vista el hecho de que se trata de personas que tienen nombres y cuyas historias han sido violentadas. Estas historias son portadoras de una dignidad inherente e incuestionable para nosotros.

Reconocemos que estamos inmersos e influenciados por un proceso global de deshumanización, marcado por la crisis de co-existencia entre nosotros y con los demás seres vivos de la naturaleza, la exacerbación del individualismo y la ruptura progresiva del tejido social y de la fraternidad humana. A partir de esta realidad, nos sentimos motivados a caminar hacia la ética del cuidado común y de prestar especial atención a aquellos que han sido sistemáticamente excluidos en nuestra sociedad (ONU Agenda 2030).

Reconocemos la importancia de implementar una formación interdisciplinar a las quienes en nuestras comunidades están haciendo el trabajo con las víctimas. Queremos acompañar a los afectados por la trata y por todo tipo de esclavitud moderna, siempre desde el dinamismo de la esperanza. Queremos ayudar a nuestras familias carismáticas -consagrados y laicos- a experimentar indignación ética frente a la esclavitud moderna y a responder con la misericordia fundante que dio paso a todos los carismas. Queremos ser una nueva vida consagrada, una “vanguardia profética y no sólo una fuerza de trabajo” (Joan Chittister). Siguiendo la invitación del Papa Francisco, nos comprometemos a “acoger, proteger, promover e integrar” a las víctimas de la trata de seres humanos y de toda esclavitud moderna, víctimas de este sistema que los deshumaniza, aliena y humilla.

El objetivo fundamental de este seminario fue fortalecer nuestras redes actuando en la defensa de la vida contra una cultura de muerte que causa tanto dolor y desesperanza. Nos llena sde esperanza ver que se crean nuevas redes en cada país para detener la trata de personas. Estas redes -nuevas y viejas- seguirán creando conciencia, educando, trabajando directamente con las víctimas, haciendo incidencia política a todo nivel y comunicando para que la sociedad conozca lo que pasa en la oscuridad de la noche.

Si en nuestro servicio dentro de la Congregación de la Misión y como familia Vicentina vamos en la dirección de las esclavitudes modernas, seremos fieles a las voces del Espíritu que siempre nos está llamando a ir a todos aquellos lugares donde la vida (humanidad-tierra) está clamando. Estamos invitados a ir a prisa, sin demoras y a hacerlo en colaboración con otras familias consagradas, la sociedad civil y cualquier persona-organización de buena voluntad.

 

One Response to La Vida Consagrada contra la Trata de Personas

  1. Isabel FESSER septiembre 2, 2017 a 11:12 am #

    Deseamos ir a las raíces del problema para la erradicación de este drama humano.
    Deseamos trabajar en red como Hijas de la Caridad.
    Deseamos que desde su posición en la ONU envíe iniciativas y directivas de las N.U. y procure la coordinación internacional en nuestra familia vicenciana, de modo que formemos una verdadera red.
    Entre tanto, nosotras ya estamos dando tímidos pasos en nuestra provincia de Santa Luisa (Madrid).
    sor isabel fesser ifesserg@planalfa.es

Deja un comentario