topmenu

Papa Francisco escribe a la Familia Vicenciana en la fiesta de San Vicente de Paúl

Con ocasión del 4º centenario del carisma que dio nacimiento a su Familia, me gustaría
unirme a ustedes con unas palabras de agradecimiento y de ánimo y poner de relieve el
valor y la actualidad de san Vicente de Paul.

San Vicente estuvo siempre en camino, abierto a la búsqueda de Dios y de sí mismo.
A esta búsqueda constante se añadió la acción de la gracia: como pastor, tuvo un
encuentro fulgurante con Jesús, el Buen Pastor, en la persona de los pobres. Lo que se
comprobó especialmente cuando se conmovió ante la mirada de un hombre sediento
de misericordia y la situación de una familia que carecía de todo lo necesario. En ese
momento, descubrió la mirada de Jesús que le emocionó, invitándole a vivir, no ya para
sí mismo, sino para servirle sin reserva en los pobres a los que Vicente de Paul llamaría
más tarde “nuestros señores y nuestros amos” (Correspondencia, conferencias,
documentos, Coste XI-3, p. 273). Su vida se transformó entonces en un servicio
constante hasta su último suspiro. Una Palabra de la Escritura le había dado el sentido
de su misión: “El Señor me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva”
(cf. Lc 4, 18).

Con el deseo ardiente de dar a conocer a Jesús a los pobres, se consagró intensamente
al anuncio, sobre todo por medio de las misiones populares, y especialmente prestando
atención a la formación de los sacerdotes (del clero). Utilizaba de manera natural un
« método sencillo »: hablar, en primer lugar con su propia vida y después, con una gran
sencillez, de forma familiar y directa. El Espíritu hizo de él un instrumento que suscitó un
impulso de generosidad en la Iglesia. Inspirado por los primeros cristianos que tenían
“un solo corazón y una sola alma” (Hch 4, 32), san Vicente fundó las “Caridades” con el
fin de atender a los más necesitados, viviendo en comunión y poniendo a disposición
de todos sus propios bienes, con alegría, con la certeza de que Jesús y los pobres son
los tesoros más valiosos y que, como a él le gustaba repetir, “cuando tú vas hacia el
pobre, encuentras a Jesús”.

Descargar la carta en diferentes idiomas:

Francesco alla famvin ESPAÑOL

Francesco alla famvin PORTUGAL

Francesco alla famvin POLACO

Francesco alla famvin ITALIANO

Francesco alla famvin FRANCES

Francesco alla famvin INGLES

Francesco alla famvin ALEMAN

Francesco alla famvin ESLOVACO

Comments are closed.