topmenu

Encuentro de la Provincia del Ecuador

El 11 de septiembre, Fiesta de Juan Gabriel Perboyre, inició el encuentro Fraterno de los misioneros de la Provincia de Ecuador en la Casa de Oración Sagrados Corazones en Conocoto, a unos 12 km de Quito, según lo que se había venido programando. El acompañamiento del Encuentro estuvo a cargo de los Padres Javier Álvarez, Vicario General y Aarón Gutiérrez, Asistente General. El encuentro se realizó en el contexto de la celebración de los 400 años de nuestro carisma que nos llama a vivir desde la identidad vocacional de nuestra Congregación. La distribución de los días fue así:

Iniciamos en la mañana del lunes, que la dedicamos a la espera y organización de los participantes. Gracias a Dios, estuvo presente la totalidad de la Provincia menos uno o dos que no pudieron asistir, por fuerza mayor.

Por la tarde, después de una breve presentación del trabajo y método de la semana, el P. Javier aclara que no se trata de una Asamblea Provincial, sino un “Encuentro de reflexión y de diálogo” para llegar a algunas conclusiones enfocadas al crecimiento de la Provincia. Manifiesta que los padres de la Curia General no vienen con un espíritu redentor. Lo que pretenden es propiciar una reflexión profunda, para llegar a compromisos personales y comunitarios, tratando de ser propositivos en cambio de enfocarse en los problemas. El diálogo sincero, claro y con espíritu de caridad, será el eje transversal del encuentro tratando de buscar entre todos, la voluntad de Dios. El diálogo supone escucharse los unos a los otros, desterrando los prejuicios.

El martes reflexionamos la necesidad de trabajar por proyectos asumiendo la nueva cultura de planificación y evaluación. “El proyecto de la Curia General” (P. Javier Álvarez) y “Los Proyectos: Provincial, Comunitario y personal” (P. Aarón Gutiérrez). Es urgente revisar nuestra misión para establecer los medios que nos ayuden a vivir de manera efectiva, eficaz y eficiente. Un proyecto siempre mira a un futuro, con una actitud de renovación continua como lo señalan las Constituciones y Estatutos de nuestra Congregación. Los Proyectos, deben reflejar la identidad y el espíritu de la Congregación. Cada uno de los proyectos_ provincial, comunitario y personal, han de basarse en el Proyecto general de la CM que siempre se funda en la urgencia de responder hoy al Carisma de san Vicente. Han de tomar en cuenta y aplicar también las Constituciones, Estatutos y Normas Provinciales. Todo proyecto debe ser elaborado en oración, con una reflexión profunda y sincera y en actitud de discernimiento. Estos proyectos sirven para ayudarnos a construir la fraternidad, en el cumplimiento de nuestra Misión.

Al día siguiente, el P. Aarón coordinó el trabajo con el tema de la vida comunitaria: la “Unidad y Comunión”; “la Transparencia” y la “Rendición de cuentas…”. Al final del día revisamos los “Aspectos indispensables de la Vida en Común”. El P. Aarón manifestó que: “la vida comunitaria viene de Dios (Trinidad)”. Una verdadera comunidad cristiana es representación suya. Si perdemos la vida comunitaria, la Misión es afectada en su núcleo; por lo tanto, es necesario fortalecer la vida comunitaria, pues ella nos ayudará a crecer y a salir de las crisis… El espíritu de fe, de esperanza y caridad, deben ser el fundamento de la restauración de la Provincia…”. Hay que tener mucha esperanza. Esta se notará en “brotes nuevos” que darán “rostro nuevo” a la Congregación.

El P. Aarón, manifestó que San Vicente de Paúl se comprometió a servir mejor a los pobres en lo corporal y espiritual. Nunca debe faltar este compromiso entre nosotros si queremos que la renovación mantenga si fidelidad al carisma. El crecimiento de la comunidad depende del crecimiento de las personas. En la Vida Comunitaria se alimenta el crecimiento de ambos (comunidad y persona) en la comunión de vida en y con Cristo. El activismo y el individualismo destruyen la vida comunitaria, pues nos apartan de la misión común. Es el momento de darse cuenta de que la vida comunitaria no es estar juntos, sino estar unidos todos como hermanos en Cristo.

El día jueves, el P. Javier nos ayudó a reflexionar sobre la necesidad de “Formar formadores”, y sobre la importancia de retomar la “Pastoral Vocacional” con nuevo ardor. Dio estadísticas y ejemplos de lo que está pasando en las diversas provincias de la CM. Por la tarde hablamos de cómo acompañar las “Etapas de la Formación inicial”. La urgencia de aprender a pensar como Congregación, con su internacionalidad, su interculturalidad e interprovincialidad. El proyecto de la CM hoy, es caminar hacia esta meta fundando seminarios internos y teologados interprovinciales.

Invertimos la última mañana del viernes en dar elementos para elaborar un “Plan de crecimiento de la Provincia de Ecuador” y de “Acompañamiento del Asistente encargado de esta Provincia”. Nos invitan a soñar una Provincia nueva, con la responsabilidad y compromiso de todos, esto será posible si amamos a nuestra Congregación y si creemos en la afirmación de San Vicente: “El amor es inventivo hasta el infinito”.

Desde esta conciencia tenemos que “Revisar las obras”, “Revitalizar las formas de misión”, “Reconstruir la Pastoral Vocacional y la Formación (Inicial y permanente); “Comprometernos más a fondo en promoción y formación de los laicos vicencianos”. No quedarnos en el asistencialismo sino luchar en favor de la justicia y de la promoción de los pobres.

Las personas y las comunidades, han de evitar la actitud de permanecer indiferentes a las Instituciones Provinciales. Sostener una actitud “proactiva” nos ayudará a superar los individualismos y los comunitarismos. Si los individuos y las comunidades no están a favor de la Institución, pierden ellos y perdemos todos.

El 15 de septiembre, memoria de la Virgen de los dolores, con una solemne Eucaristía y con mucha esperanza de días mejores concluyó este encuentro fraterno.

Padre Max Eduardo Reyes, CM 
Provincia de Ecuador

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No comments yet.

Deja un comentario