topmenu

Visita del Superior General a Siria

El 28 de noviembre, el Superior General, padre Tomaž Mavrič, CM inició su visita a Damasco en Siria, estuvo acompañado por Sor Laurice Obeid, HdC, Visitadora de la Provincia de Cercano Oriente, el padre Ziad Haddad, Visitador de la Provincia de Oriente; el padre Charbel Naim, superior de la casa de Damasco; la señora Ella Bitar, presidenta de la Sociedad San Vicente de Paúl, y los padres Joseph Abi Hanna y Abdo Eid.

La Congregación se hace presente en Siria con tres cohermanos, que se dedican principalmente al acompañamiento de la Familia Vicenciana, a la dirección de un pequeño colegio de 500 alumnos y al trabajo con personas con discapacidades y con los mu lados de la guerra.

Después de un corto descanso del viaje, se comenzó el gran día de visitas a las demás ramas de la Familia Vicenciana presente en Siria: Hijas de la Caridad, AIC, AMM, JMV, SSVP y otros grupos de movimientos juveniles a liados a nuestras comunidades (MIDADE y

Scout). El mensaje del Superior General en esta visita fue bien claro: “Queridas personas de Siria! La entera Familia Vicenciana está al lado de cada uno de ustedes y los llevamos en nuestro corazón, nuestra mente y nuestra oración”.

El grupo pudo visitar las magní cas obras: escuelas, hospitales y centros sanitarios, talleres por mujeres víctimas de maltrato, etc., realizadas con un generoso celo vicenciano. Los momentos y celebraciones compar das en la sencillez y la alegría, fueronverdaderos momentos en los cuales se pudieron experimentar el espíritu de caridad fraterna y la cercanía conmovedora.

Los miembros de la Familia Vicenciana de la zona, están convencidos que la asistencia a los heridos por los bombardeos, la miseria y la pobreza causadas por los años de guerra, la frustración y el desaliento sembrados por los enemigos de la paz, más allá del dolor, de la muerte y la desesperanza, se convierte en una fuerza transformadora impulsada por el amor, que se hace cada día, más inven vo.

De hecho, la tregua de dos días declarada entre ambas partes del conflicto nos permitió disfrutar, durante la visita, de una paz momentánea que se convierte en un deseo profundo, ya que los misiles provenientes de zonas controladas por la oposición perturban la vida de la gente, sembrando en ella mucho miedo, dolor y muerte, y poniendo en grave peligro sus vidas y con ellos, la vida de los cohermanos y de los miembros de la Familia Vicenciana.

Durante todo el día y en dis ntas ocasiones, el Padre Tomaž agradecía al Señor el gran regalo de la santa Providencia que dispuso que se pudiera llegar a hacer realidad el sueño del encuentro con los hermanos y hermanas de la querida Siria.

P. Abdu Eid, CM Provincia de Oriente

No comments yet.

Leave a Reply