topmenu

El P. Tomaž Mavrič, CM, en la Provincia de Chile y en la Misión de la Patagonia

Después de una accidentada salida del aeropuerto de Santiago- que por estos días presenta graves dificultades para la llegada y salida de vehículos que transportan a los pasajeros, debido a los trabajos de ampliación del terminal aéreo- llegó por fin a la Casa Central de los Misioneros Vicentinos, el Superior General, P. Tomaž Mavrič, acompañado del Asistente General, P. Aarón Gutiérrez, en la tarde del 16 de marzo. Los recibieron el Visitador, P. Fernando Macías y el Asistente Provincial, P. Mario Villar, además de los misioneros que a esa hora se encontraban en la Casa Central.

Luego de descansar un breve tiempo, todos se trasladaron a la Casa de las Hijas de la Caridad en calle Venecia. Allí, el sucesor de San Vicente, visitó en primer lugar a las Hermanas mayores de la Casa de La Asunción, con quienes departió algunos minutos.

¨Posteriormente, presidió la Eucaristía en la Capilla Ntra. Sra. de los Rayos, junto a representantes de toda la Familia Vicentina. Durante la homilía manifestó su alegría de estar en Chile, agradeció la acogida y recordó los desafíos que la Familia Vicentina Internacional se ha planteado con motivo del 400°aniversario del Carisma y del inicio del quinto centenario del mismo.

Concluida la Eucaristía y luego de un “esquinazo”, donde un grupo de niños presentó el baile nacional, la cueca, el Padre General, los misioneros, representantes de las asociaciones vicentinas, fueron invitados por las hermanas a compartir una cena fraterna.

Luego del reparador descanso, en la Casa Central de los misioneros, por la mañana del día sábado 17, el P. General, junto al P. Aarón y varios cohermanos, viajaron 110 km. en automóvil, hasta la ciudad de Valparaíso, para participar de la Ordenación Diaconal de nuestro estudiante Álvaro Tamblay, la que tuvo lugar en la Parroquia San Vicente de Paúl de esa ciudad, regida por nuestros misioneros. La Ordenación la confirió, en una hermosa celebración, Monseñor Jorge Patricio Vega, Obispo Prelado de Illapel,

La Ordenación fue seguida de un grato compartir, donde el Padre pudo departir con los cohermanos, con fieles de Valparaíso y también con los de Santiago que llegaron hasta allí para acompañar el nuevo diácono, así como con los familiares del ordenado.

Terminado este acto, el P. Visitador condujo a las visitas hasta el aeropuerto de Santiago, previo almuerzo en el camino, ya que a las 17 horas debían abordar el avión para viajar a Punta Arenas.

Luego de 4 horas de vuelo, a las 21 horas arribaron a la ciudad de Punta Arenas, donde tuvieron recibimiento muy festivo, en el Aeropuerto Presidente Carlos Ibáñez. Los esperaban misioneros, Hijas de la Caridad y laicos de la Familia Vicentina. Hubo música, cantos, baile y fotos. Luego se trasladaron a la Parroquia san Miguel, donde sirven los misioneros, en la que hubo otro festejo para dar la bienvenida en estas tierras australes, al sucesor de San Vicente.

El domingo 18, el superior General celebró la Misa con los miembros de la Familia Vicentina local, en la Capilla-Santuario de la Medalla Milagrosa, en el interior del “Hogar del Niño Miraflores”, que dirigen las Hijas de la Caridad. Concelebraron con él, el P. Aarón y los tres miembros de la Misión, los padres Pablo Alexis Vargas Ruiz, Margarito Severino Martínez González y Rafał Bogdan Brukarczyk. Posteriormente hubo un compartir con toda la comunidad. Después misioneros e Hijas de la Caridad, incluyendo las hermanas venidas desde Rio Gallegos, Argentina, fueron a almorzar a la localidad de San Juan, a unos 180 kms. de Punta Arenas.

El día lunes comenzó con una visita, muy temprano, a la Escuela La Milagrosa, que las Hijas de la Caridad mantienen desde hace más de 50 años, en un sector periférico de la ciudad y donde estudian más de 1200 alumnos.

Luego, el P. General, acompañado del P. Aarón y del Visitador de Chile, se dirigieron a las oficinas del Obispo de Punta Arenas, Monseñor Bernardo Bastres, para sostener con él una reunión, en la que se analizó la marcha de la misión, tanto en Punta Arenas como en Tierra del Fuego. Terminada la reunión, caminaron hasta la casa del obispo, donde éste les ofreció un almuerzo, al que fueron invitados también los tres cohermanos que trabaja en esa Misión.

Por la tarde, el P. General sostuvo entrevistas personales con los misioneros y posteriormente una reunión con el equipo en pleno. En la noche se tuvo la misa y la cena con las Hermanas, en el Hogar del niño.

El último día fue el momento para viajar a Tierra del Fuego. Muy temprano se cruzó el Estrecho de Magallanes, en ferri. Hicieron la travesía el P. General, el P. Aarón, el P. Fernando, Visitador de Chile y el P. Margarito. En el lugar, que es la locación más austral del mundo, donde está presente la C.M., se recorrió la parroquia, el colegio y las comunidades… fueron tres horas de recorrido en que el P. General pudo constatar en terreno, el trabajo que hace la Misión en esas lejanas tierras. Al cabo de esas tres horas, compartieron un contundente almuerzo, que contenía ostiones, carne y vino chileno.

Luego del almuerzo, cruzaron el Estrecho en sentido contrario, para ir inmediatamente al aeropuerto, donde fueron despedidos por la Familia Vicentina. Volaron hasta Santiago, desde donde, al día siguiente, el P. General viajó hacia Buenos Aires, para visitar a su madre, en tanto que el P. Aarón lo hacía a Bariloche, en el sur de Argentina, para visitar a otro cohermano.

P. Carlos de la Rivera, CM

Provincia de Chile

This slideshow requires JavaScript.

No comments yet.

Leave a Reply