Capilla del Campamento de Refugiados Burundeses en Mahama, Ruanda (África)

Diócesis De Kibungo

 

En el Simposio de la Familia Vicenciana, que tuvo lugar del 13 al 15 de octubre de 2017 en Roma, el Superior General, Tomaž Mavrič, me pidió que le informara sobre mi misión en el campo de refugiados burundeses de Mahama en Ruanda. Cumpliendo con esa petición, quise escribir al Padre Tomaž, estas cortas líneas sobre mi misión.

Primero, me presentaré antes de exponer mis actividades semanales; a continuación, una palabra sobre la visita de los Obispos de Ruanda y Burundi; finalmente, dos entrevistas con personas refugiadas que participaron en los juegos de Navidad y Año Nuevo 2018, organizados en el campamento por la capellanía.

  1. Presentación del capellán

Yo, soy el padre Henri Muvugha Matsinga, soy un misionero vicentino de la Congregación de la Misión, Región de Ruanda-Burundi, Provincia de Colombia. Nací el 5 de marzo de 1983 en la República Democrática del Congo (RDC). Fui ordenado sacerdote católico el 15 de enero de 2017. Mi primera experiencia misionera tuvo lugar en Burundi, donde pasé unos seis meses. A partir de abril de 2017, acepté el llamado para servir a los refugiados del campamento de Mahama. Este campamento se encuentra en la parte oriental de Ruanda, cerca de la frontera con Tanzania en la Diócesis de Kibungo. Como padre espiritual, tengo el deber de cuidar a las personas más vulnerables. Me gusta esa frase de San Vicente de Paúl que dice: “No puedo amar a Dios si mi prójimo no lo ama”. Por eso, a partir de abril de 2017, con motivo del 4º centenario del Carisma Vicenciano, para estar más cerca de los pobres, la región de Padres Vicencianos de Ruanda y Burundi quiso enviar un misionero para servir a los refugiados. Recibí de todo corazón esta nueva misión de servir a los pobres, mis hermanos y hermanas, víctimas del conflicto de Burundi.

El campamento de refugiados de Mahama se encuentra en Ruanda, África. Está ubicado en la vía Kibungo – Rusumo. Desde Kibungo hasta el campamento hay unos 67 kilómetros. El campamento está cerca de la frontera con Tanzania. Debido a esta ubicación, hay mucho movimiento entre los dos países.

Los jóvenes están buscando un mejor futuro, pero están siendo influenciados negativamente por la mentalidad internacional. Para esto, las personas del campamento de Mahama están muy expuestas a diversos peligros; entre otros, las enfermedades infectocontagiosas, especialmente VIH. Es por eso que sentimos el deber, con la gracia de Dios, de ayudarlos a enfrentar estos peligros.

El campamento de refugiados de Mahama surgió del conflicto de Burundi en 2015. Algunos burundeses huyeron a la RDC, otros a Tanzania y Uganda. En el campamento de Mahama, hay aproximadamente 56,000 personas, en su mayoría jóvenes y niños. Los cristianos católicos son aproximadamente 18,000, agrupados en 20 comunidades cristianas de base (CCB). Todas estas personas necesitan ayuda hasta que regresen a su país de origen. Sin embargo, cabe señalar que la situación es aún peor en Burundi, porque no hay paz en el país.

  1. Actividades semanales
Lunes Meditación personal ____
Martes Visitas y unción a los enfermos y Viático 9:00 a.m. – mediodía
Miércoles Visita a las comunidades cristianas de base 9:00 a.m. – mediodía
Jueves Adoración + Sacramento de la Reconciliación 9:00 a.m. – mediodía
Viernes Diálogo y Consejería a los cristianos y aconsejándolos 9:00 a.m. – mediodía
Sábado Recreación de los jóvenes + Club Juvenil y de Niños + Catequesis + Clases de Canto + Adoración 7:00 a.m. – 5:00 p.m.

 

Domingo 1ª Misa

2ª Misa

7:30 a.m. – 10:00 a.m.

10:30 a.m. – mediodía

  1. La visita de los obispos de Ruanda y Burundi el 7 de noviembre de 2017

 Ese día, 14 obispos de Burundi y Ruanda, acompañados por algunos sacerdotes, visitaron a los refugiados de Burundi en el campamento de Mahama. Celebraron la Eucaristía con aproximadamente 18,000 cristianos. Además, otras personas de todas las categorías se reunieron con los Obispos, alrededor de 40,000 en total.

Los obispos enviaron un mensaje de paz, perdón, consuelo y paciencia. Pidieron a los refugiados que oraran para que la paz pudiera regresar a su país de origen. Además, prometieron hacer todo lo posible para acercarse a las autoridades de Burundi a fin de que los refugiados pudieran regresar a su país. Sin embargo, pidieron a los refugiados que rezaran y esperaran pacientemente el regreso.

  1. Recreación de los jóvenes

Entre las actividades de recreación juvenil, se organizó el gran torneo de juegos de Navidad y Año Nuevo 2018, del 1 al 18 de enero. Este torneo reunió a los equipos juveniles del campamento de refugiados. Hubo 31 equipos de fútbol, ​​siete equipos de voleibol, seis equipos de baloncesto y tres equipos de seatball, y la participación de unos 50 clubes de baile tradicional de Burundi.

  1. Resumen de los juegos de Navidad y Año Nuevo 2018

En general, los partidos estuvieron bien. Sin embargo, no faltó lo negativo, como puede leerse en las entrevistas que se presentan a continuación. No obstante, para nosotros el objetivo se había logrado: construir unidad e integración; difundir el mensaje de la lucha contra las enfermedades, el desorden y las drogas; e invitar a los jóvenes y niños a que les guste la escuela y disfrutar el tiempo de vacaciones para prepararse en pro de un futuro prometedor.

Aquí están las entrevistas de dos jóvenes.

5.1. Soy EgideManirakiza:

Edad: 32 años

Sexo: m.

Estado civil: casado

Disciplina: Asociación Cultural Abahizi

Religión: católica

*Aspectos positivos:

– Estos juegos me ayudaron a superar el desenfreno sexual y evitar el desorden.

– Los juegos contribuyeron a reencontrarnos, a conocernos y a unirnos en el ámbito cultural.

– Nos juntamos para mostrar nuestros talentos.

– La danza tradicional nos ayudó a encontrarnos en nuestras tradiciones sin discriminación.

– Hubo equidad en los premios, porque todos los clubes tuvieron algún éxito en ciertas disciplinas.

*Aspectos negativos;

– En términos de disciplina, algunos equipos trajeron jugadores fuera del campamento.

– Espero que a su debido tiempo recibamos premios en especie y no en dinero, ya que el dinero puede convertirse en un mal maestro.

– Desearía que nos compraran más balones, calzado deportivo y uniformes para el próximo torneo.

– Espero que los premios sean anunciados pronto.

Mensaje:agradezco a quienes nos ayudaron y les pido que continúen ayudándonos, para que haya más actividades que nos ocupen, especialmente durante las vacaciones.

5.2. Respondo al nombre de Majuwa Nduwimana

Edad: 22

Sexo: m

Estado civil: soltero

Disciplina: danza del sueño

*Aspectos positivos:

– Los juegos estuvieron bien y compartimos nuestros bienes y noticias.

– Doy gracias al capellán por reunirnos para jugar estos juegos.

– Los juegos nos ayudaron a divertirnos y descansar durante las vacaciones y a evitar cualquier tipo de mal comportamiento.

– En general, todo fue bueno.

*Aspectos negativos:

– Prefiero que en futuras ocasiones haya más información sobre los preparativos.

– Que el objetivo quede bien aclarado: procurar descubrir y vivir los valores y no centrarse en los premios.

Mensaje:agradezco a los benefactores y que Dios continúe bendiciéndolos. Los juegos alcanzaron el objetivo de acercar y orientar a los jóvenes.

Una última palabra:me gustaría concluir señalando que fui enviado al campamento para responder al llamado del 4º centenario del Carisma Vicenciano: “Fui forastero y me acogiste” (Mateo 25, 35). Estoy trabajando pastoralmente en el campamento como miembro de la Comunidad Local de los Misionero Vicentinos de Kabgayi, región de Ruanda-Burundi. El servicio a los refugiados se brinda con el apoyo del obispo de Kibungo, la comunidad sacerdotal de la Parroquia de Rusumo y las Hijas de la Caridad que han servido en el campamento desde mucho antes de mi llegada. Estos hermanos y hermanas refugiados son los forasteros a los que estamos tratando de dar la bienvenida de acuerdo con la invitación que nos lanzó a la celebración del 4º centenario. En mi ministerio misionero sacerdotal, experimento alegrías y tristezas en el servicio a la viña del Señor y todo esto para la gloria de Dios.

Agradezco mucho a quienes nos apoyan material y moralmente, especialmente la región de Ruanda-Burundi y la Diócesis de Kibungo en la que se encuentra el campamento.

¡Larga vida a la caridad!

¡Viva la Congregación de la Misión!

¡Larga vida a la región de Ruanda-Burundi!

¡Larga vida a nuestros Señores y Maestros del Campamento: los refugiados de Burundi en Mahama!

Gracias.

B.P. 30 Kibungo / Ruanda

Rusumo, 10 de mayo de 2018

Padre Henri Matsinga, CM, Capellán